Presentación

Nuestro gremio surgió al calor del profundo y extenso proceso democrático que se inicio con la caída de la dictadura militar.

Como expresión de este proceso objetivo, combinado con algunas experiencias de lucha antidictatorial presentes en docentes que recién se iniciaban en las actividades académicas; practicas defensivas en otros que tenían una acción gubernamental que pudiese poner en peligro su relación laboral, hizo posible la fundación de nuestro gremio.

Desde su creación, el Gremio, se distinguió, entre otras, por las siguientes características:

Se manifestó como una organización docente -sindical- defensiva. Este carácter lo adoptó ante el temor de la docencia universitaria de que el Gobierno de Alfonsín declarase a los docentes en comisión se suspendiese las designaciones realizadas por la Dictadura Militar. De este modo, en un primer momento las exigencias salariales o las condiciones laborales de la docencia universitaria no fueron el móvil de las demandas germiales.

La propia dinámica sociopolítica provoco cambio muy profundo en la organización sindical. El desarrollo de la “revolución democrática” doto de una fuerza muy extensa y profunda el carácter democrático y participativo que se mantiene hasta ahora. Otra distinción, impuesta y desarrollada durante el gobierno de Alfonsin fue su carácter combativo, adopto, no sin resistencia, los típicos métodos de la clase obrera movilizada: la huelga, movilizaciones, toma de facultades y el llamado a la coordinación con el resto de los miembros de la comunidad universitaria.

Defendió el carácter Estatal, Público y Gratuito de la Universidad que se manifestó en la batalla por la necesidad de profundizar la masividad, la gratuidad, el incrementó presupuestaria y la mejora en las condiciones saláriales y laborales de la docencias universitaria que desde la apertura democrática no ha dejado de ser atacadas por los distintos Gobiernos, cualquiera sea su identificación ideológica y propaganda.

Algunos hitos sobresalientes

Adicus, a poco tiempo de su consolidación fue parte de una de las reivindicaciones más importantes de la época: la creación de más de 200 cargos docentes que no tenían designación presupuestarias, estos se transformaron, por la acción directa de los docentes en cargos interinos, teniendo una fuerte preponderancia la facultad de Ciencias Sociales. Nuestro Gremio fue parte en el logro de la materialización de la federación nacional, participo en forma activa en su materialización organizativa de la docencia universitaria a nivel nacional, la Conadu. Federación que se distinguió por su carácter democrático y combativo. Fue, durante un tiempo muy importante, antes de los 90 un referente del gremialismo ligado a las necesidades y exigencias de la bases. De Adicus surgió el primer secretario general de la Conadu. Fue parte de una reivindicación muy sentida por los docentes: el nomenclador y la determinación del salario en referencia al mismo.

Adicus fue parte activa de tres niveles de reivindicaciones: salarial, presupuestaria y de defensa de la educaron estatal, publica y gratuita.

A partir de los 90, la ofensiva global contra la universidad a través de una combinación de decisiones políticas, entre ellas, la asfixia presupuestaria; la creciente pauperización salarial; la creación de una serie de mecanismos que fue fracturando la solidaridad interna, destruyo cierta homogenización docente que había sido una fuerza de cohesión muy significativa, entre otros, son digno de mención los incentivos; la destrucción del nomenclador; la venta de servicio. En síntesis la ofensiva neoliberal sobre la vida universitaria tuvo su impacto en la vida gremial y, obviamente, impacto en la organización gremial.

En la Asamblea Universitaria realizada en diciembre de 1989 fue decisiva la participación de Adicus que, a través de su Secretario General Ing. Horacio Olivera en la Asamblea, se logro que en la aprobación del Estatuto de la Universidad de San Juan, entre otros aspectos, estableció el Claustro Único Docente en la participación en el Consejo Superior y la estabilidad de los docentes concursados sujeta solamente a control de gestión.

Durante un largo periodo de tiempo, aproximadamente, 1990-2000, predominio una profunda desmovilización, apatía e indiferencia de los docentes acerca de la importancia de la organización y las reivindicaciones laborales.

La poderosa ofensiva neoliberal se combinó en el ámbito universitario con una profunda tendencia individualista, ruptura de lazos solidarios e indiferencia hacia la demanda y reivindicaciones laborales.

A partir del 2001 en adelante, con sus distintos momentos coyunturales, existe una tendencia que es preponderante, lentamente, la docencia va recuperando su participación. La profundidad de la crisis universitaria movilizó y provoco una participación “pasiva” de los docentes que ha permitido recuperar algunas de nuestras reivindicaciones perdidas. FormaDurante el 2005, se extiende a lo largo del país las luchas docentes universitarias, somos parte nuevamente del ascenso que recorre el país. Logramos reivindicaciones importantísimas, entre ellas, recuperamos el sueldo sin sumas no-bonificables, no remunerativas que provocaban una creciente desfinanciamiento de las obras sociales y empobrecía aun más la jubilación. También, recuperamos en parte el nomenclador. Actualmente, somos el único sector estatal nacional y provincial que no tiene sueldo integrado, sino sueldo único más antigüedad. Este es un logro fundamental de nuestra existencia gremial. Secretarios Generales de Adicus